Aprendizaje Basado en Problemas

jueves, abril 23, 2015

Miedo y dolor

Miedo y dolor

La muerte del compañero Abel Martínez Oliva me produce un gran dolor y despierta muchos miedos.
Miedos racionales, que acompañan al dolor por la pérdida.
Miedos irracionales, por el pánico que suscita.
Dolor por su pérdida y por el pobre autor, por una vida que ha cambiado por unas consecuencias que no se podía imaginar.
Miedo por los comentarios de algunos políticos. Aprovechados por cualquier cosa que pueda aumentar su poder. Miedo del mismo miedo.

El cisne negro

Es como si el cisne negro batiera sus alas.
Como si arropase cualquier situación para demostrarnos que somos menos de lo que creemos.
Desde la muerte del compañero, hasta los terribles naufragios asesinatos del Mediterráneo, pasando por Germanwings todo nos recuerda que el control es imposible, que en cualquier rincón está siempre agazapado lo inesperado.

Un karma expansivo

Cualquiera de los hecho anteriores tiene un efecto expansivo, nos afecta a todos y todas, nadie está fuera de nada, es como si el efecto mariposa cobrase vida ante cualquier hecho, ¡como si estuviésemos en una colmena que se agita permanentemente!
Hechos como el de la muerte de Abel afectan a todas las dimensiones de nuestra pequeña sociedad, desde su familia cercana, sus amigos, alumnos, compañeros, escuelas…
El karma que genera nos llena a todos.
Lo peor es que se quieran aprovechar el dolor para utilizar del miedo que puede generar, hablando de psicosis estigmatizando la locura, criticando padres, alumnos y escuelas,  proponiendo medidas para resolver un problema que extrapolan y sacan de contexto.

Creo que la reflexión social va más allá del discurso interesado de unos políticos que no merecen mucha confianza cuando se aprovechan de cualquier situación para salir en la foto y demostrar que “hacen algo”.

No hay comentarios: