Aprendizaje Basado en Problemas

sábado, marzo 21, 2015

Chispas para el cambio en la escuela

Chispas por doquier

La necesidad de cambio en la escuela asoma por todas partes.
Desde las cavernas de Wert, hasta los más recónditos centros, el cambio se ve necesario.
Muchas chispas pero ¡pocas mechas!
La mecha es lo que le da continuidad a la chispa, sin ella no se llega muy lejos.
Por suerte tenemos mechas potentes y largas como la que vemos en Jesuïtes Educació, donde vemos voluntad e inteligencia de cambio.
Hay muchas otras, muchísimas, por suerte, con más o menos dimensión, con más o menos acierto, pero con gran voluntad de cambio.

Coincidencias

La voluntad de cambio en las escuelas no cavernícolas la vemos en diferentes puntos:
  • Necesidad de un mayor protagonismo en los alumnos.
  • Importancia de las nuevas tecnologías.
  • Visión progresista de este mundo en cambio.
  • Cambios en los roles del profesorado.
  • Aplicación de nuevos modelos educativos.
¡Es como si un tsunami se estuviese gestando en nuestras aulas!
Sin embargo hay una corriente "conservadora" que se empecina en:

  • Volver a viejos modelos.
  • Negar todo cambio posible.
  • Dirigir a profesores y alumnos.
  • Centralizar y controlar.
  • Homogeneizar contenidos y metodologías.

No podemos olvidar los dos polos que luchas de manera sutil y permanente, solapando y camuflando a la chita callando, con tácticas de avestruz, de manera que muchos se disfrazan de lo que no son y se muestran según les conviene.
De todo hay y de todo tenemos.

Un cambio global

No olvidemos las diferentes dimensiones de nuestros centros educativos.
Los cambios que se realizan son una chispa que prende en la mecha y crece sola.
El cambio que tiene lugar en jesuïtes educació tiene una intensidad y una dimensión que va mucho más allá del aula.
Los dos principales agentes del cambio: alumnos y profesores, llevan al cambio en otros dos: aula y centro educativo, los cuales indicen en contenidos y en el entorno.
Así es como aparecen una serie de cambios en cascada que llevarán, más bien pronto que tarde, a cambios globales dentro del sistema educativo.

La red y el cambio

Todo el sistema anterior incide en la red como sistema y lleva aun cambio in crescendo. 
Un cambio lleva a otro y el conjunto demanda y lleva a un cambio inevitable.
Nuestras sociedades están inmersas en cambios de unas dimensiones antes no imaginables. De la misma manera las resistencias a tales cambios surgen por doquier, no podemos alejarnos de esta realidad. 
La complejidad de nuestro sistema es de una dimensión que nos lleva a ver la globalización como algo inevitable, esta implica la necesidad de libertad dentro de la escuela y del sistema educativo. Son precisos campos con miles de flores para que florezca nuevos sistemas escolares, para que las aulas maduren y produzcan nuevas dimensiones educativas.
Es en este sentido que creo firmemente que experiencias como las de Jesuïtes deben ser aplaudidas, a la vez se deben estimular nuevas experiencias progresistas para un cambio necesario, deseable e inevitable.

1 comentario:

inma cervera dijo...

Así es. Se impone el cambio. Cambio primero en los profesores, y cambio en el proceso enseñanza-aprendizaje de los alumnos. Pero no un cambio sin sentido, sin saber hacia dónde ni por qué. Sólo la razón de una mejora del aprendizaje eficaz de los alumnos es la que da sentido a nuevos planteamientos y a acciones educativas. Efectivamente, un mundo en cambio necesita un cambio educativo.