Aprendizaje Basado en Problemas

viernes, diciembre 19, 2014

Zapping, navegación y educación.

Navegar, navegar ... ahogarse ...

El zapping no se inventó con Internet, pero es aquí donde tiene su máxima expresión, ¡casi perversa!
Si miramos TV y no nos gusta o dan publicidad ¡zapping!
Si estás viendo varios programas a vez ¡zapping!
Es posible que finalmente nos hacemos un lío entre el asesino de uno y "bueno" de otro de los programas, que puede ser el mismo actor.
Pero bueno, es diversión y contra gustos...
En el caso de Internet puede ser bastante diferente.
Vamos de vínculo a vínculo, dejamos una página abierta, luego volvemos, abrimos otra ... o bien vamos saltando y moviendo hacia delante o hacia atrás o no sabemos hacia dónde.
El estilo de cada cual depende de su pericia y de su finalidad, ¡no podemos valorar las diferentes maneras de navegar o de zapear!

¿Aprender? ¿Estudiar?

Pero ¿qué sucede cuando se trata de un estudiante ante su ordenador?
Aquí tenemos muchas posibilidades, en cuanto puede:
  • Perder.
  • Navegar.
  • Aprender.
  • Despistar
  • Profundizar
  • Jugar...
Las posibilidades son muchas y enormes, tantas como individuos, la pericia puede llevar a resultados inesperados en muchas direcciones.




No sabemos qué está sucediendo en la mente del estudiante ante un ordenador, podemos hacer muchas conjeturas, pero nunca tenemos la certeza de lo que sucede en su mente, siempre ignoramos como se va usar en un futuro lo que se acaba de ver en un momento dado.

Enlaces débiles, resultados escasos

En apariencia la diferencia entre zapping y navegación está, principalmente, en el hecho que el primero lo decide el usuario, mientras que el segundo puede estar diseñado por el programador.
Decimos en apariencia, porque podemos ver algo más profundo, especialmente si observamos la motivación y el funcionamiento de ambos, sobretodo en lo que tiene en común.
El poco esfuerzo necesario para ambos es un punto común, aunque en el caso del segundo creemos que es importante hablar mejor de facilidad.
El segundo punto que creemos importante es el referente a la oferta, en cuanto lo que puede hacer el usuario es simplemente elegir entre lo que se ofrece, en general marcado por modas, marketing, comercio, popularidad, azar,...

Motivación y autenticidad

Desde el punto de vista didáctico, se nos plantean una serie de preguntas en relación a los puntos anteriores, especialmente en lo que se refiere a los aspectos más personales de nuestros alumnos, así como el medio en el que desenvuelven y lo que les condiciona.
Con la abundancia de oferta se construye, en gran medida, un mundo superficial, lleno de conocimientos de dudosa utilización, una sociedad y un saber orientado al ocio y la evasión. 
Muchos de los enlaces, de las redes de los mismos, y de sus contenidos, pueden llevar a los alumnos a una perdida de valoración, y a una pasividad ante los mismos, de manera que el comportamiento global es muy homogéneo y poco personal.
Nos encontramos en la construcción de un mundo con grandes homogeneidades, governados por estadísticas y donde la utenticidad brilla por ser difícil y casi ausente.

¿Dónde la pedagogía?  

Si queremos ver el progreso de nuestros alumnos, ante este universo que les estandariza, ante las ofertas a las que están sometidos debemos prestar mucha atención a su comportamiento y a las ofertas que sugerimos y ofrecemos, especialmente en una serie de puntos:
¿Cuáles son sus motivaciones en Internet y en el ocio?
¿Se potencia un seguimiento de diferentes temas?
¿Prestamos atención a la ecología de la información?
¿Se organiza la información obtenida o se acumula basura?
Creemos que la mirada atenta es importante, algo así como un mindfulness del aula.


No hay comentarios: