Aprendizaje Basado en Problemas

martes, diciembre 23, 2014

Los deberes (de los alumnos)

Deberes en casa

La polémica sobre los deberes de los alumnos es un tema repetitivo, sea cual la posición que se adopte, se puede defender con la energía que se desee, siempre encontraremos argumentos a favor o en contra.
Personalmente creo que hablar de los deberes es como hacerlo del sexo de los ángeles, puede unos lo tuvieran y ¡que otros quizás no!, pero hoy por hoy nada sabemos de ello. La posición que se adopta ante los deberes suele ser fruto de posiciones previas, más o menos fundadas, pero todas ellas importantes.
Es difícil dar una respuesta global, indicando por ejemplo que en Finlandia tiene una media de menos de tres horas semanales, mientras que en España los alumnos de 15 años dedican una media de 6,5 horas semanales, por encima de la media europea.
Creo que el debate puede incluir otros temas, los cuales suelen ser enmascarados, difíciles de separar y de analizar.
Tengamos en cuenta el entrono, la edad, los niveles, las peculiaridades de cada grupo clase, así como las de cada alumno, miremos el estilo de enseñanza aprendizaje de cada profesor tutor, observemos el histórico de cada escuela, su nivel de diversidad, las diferencias de composición de las aulas, en cuanto a emigrantes,  observemos los entornos urbanos u rurales y ..., tendremos un cóctel. 
Tengo pánico a la política del partido en poder actualmente, Partido Popular (in..!, para muchos docentes), hay una pretensión de centralización de todo el ámbito de su poder, creo que el problema no reside aquí, si no que más bien está en la homogeneización de todo.
Homogenizar la educación equivale a no entenderla, así como evitar cualquier iniciativa que se escape de control. La diversidad educativa demanda libertad, amplitud de miras, adaptación a los diversos entornos así como discusión y adaptación a las nuevas soluciones que se producen en el día a día.

Tiempo de enseñar tiempo de aprender

¡No confundamos los términos!
Enseñar supone que alguien enseña al que aprende, sea profesor, tutor, progenitor, programa o máquina, pero alguien o "algo" enseña al que aprende.
Aprender es algo más sutil, alguien aprende sin que sea preciso la intervención de otro, aunque muchos aprendizajes, la mayoría, se realizan con ayuda externa, ya sea de grupo ya sea de tutor.
El que aprende tine su tiempo y su ritmo particular, dispone de unos recursos o de otros, pero utiliza, de manera consciente o no, lo que hay a su disposición para aprender.
El tiempo de aprender no es el mismo que el de enseñar. Quien aprende lo hace manera individual y en unas condiciones diferentes de las que se le asignan en la enseñanza.
Se puede aprender en múltiples situaciones y utilizando muy diferentes maneras y métodos, pero, sea como sea, siempre se aprende de manera individual y particular.

Espacio de trabajo

Alumnos y alumnas tiene diversos espacios de trabajo, no peden ser reducidos, no deberían serlo, al espacio escolar y al doméstico.
En nuestras escuelas hay necesidad de diferentes espacios:
  • El espacio aula.
  • El individual.
  • El grupal.
  • ...

No podemos olvidar que sin estos espacios, los alumnos no tiene oportunidad real de aprender, no pueden experimentar sus posibilidades de aprender ni saber que cada entorno tiene sus particularidades y su manera particular de trabajo.
Mirando más allá de la escuela tenemos el espacio extraescolar, en el que tenemos el doméstico y un espacio que podemos compartir con el primero: la biblioteca.
Si prestamos atención a los puntos anteriores vemos que los espacios de trabajo cuestionan y van más allá de la división entre trabajo doméstico y escolar.

Las horas de trabajo

España es un país con un alto nivel de disonancia, en cuanto a ls horas y los horarios de trabajo, especialmente si miramos a los países de nuestro entorno. 
No nos debe extrañar pues que alumnos y progenitores se encuentren inmersos en un mar de contradicciones, la vida doméstica tiene unos horarios con un alto grado de desorden, desde los horarios laborales de los padres, hasta el Televisivo.
¡Encontrar horas de convivencia no es trea fácil en la mayoría de familias!
Si aquí añadimos las necesidades escolares tenemos un coctail de muy difícil solución.
La relación entre los siguientes elementos:
  • Horas de clase.
  • Horas estudio.
  • Extensión del currículo.
  • Horas de ocio.
  • Horas familiares

Es compleja y de dificultosa solución, en cuanto por un lado se solapan, mientras que por otro entran en contradicción y no es adecuada a los tiempos actuales.

Mirando al futuro

En los puntos anteriores falta un espacio importante: el espacio virtual, el cual consume y exige su tiempo.
El aprendizaje de todo espacio no es ni inmediato ni sencillo, y mucho menos si es el virtual. Tengo la impresión que mirar la tarea escolar desde diferentes puntos de vista lleva a soluciones muy diferentes según consideremos:
  • El espacio relativo al trabajo en Proyectos y en Problemas, así como el espacio colaborativo.
  • El requerido por formación basada en clases magistrales.
  • El relativo al aprendizaje virtual.
Nadie puede cuestionar que un tanto por ciento de trabajo en el futuro se realizará con herramientas virtuales, y muchas de ellas llevarán un tipo u otro de teletrabajo, con lo cual es imprescindible que esto sea contemplado en la formación actual.
Muchas escuelas y muchos formadores verán alterados sus espacios trabajo, con lo cual el diseño de tareas y distribuciones se verá modificado ante el impacto de los nuevos modos de producción y, por ende, de trabajo.
Son necesarias muchas investigaciones, y una gran autonomía, para poder ver hacia donde se dirige nuestra sociedad, de manera que se puedan llevar a las mejores soluciones en cada situación y cada entorno.

Posibles soluciones

Sean cuales sean las soluciones que adoptemos debemos darnos cuenta de que hay un punto, a modo de nudo de cinta de Moebius,  que es el centro del problema:
El tiempo del profesor es el determinante de toda tarea escolar.
Si el profesor no dispone del tiempo necesario para dedicar a sus alumnos, ya sea como tutor de trabajo tipo PBL, ya sea como maestro magistral, entonces poco podrá hacer para:
  • Seguir i guiar si es preciso.
  • Comprobar e indicar los trabajos.
  • Acompañar a los alumnos.
  • Individualizar según las necesidades particulares.
  • Tiempo para actualizarse,  estar al día de las necesidades de los alumnos, y de la tecnología.
  • Liberar sus energías didácticas.
Evidentmente los puntos anteriores conllevan una remodelación de los centros educativos,  que posiblemente irán de acuerdo con los cambios sociales en los ritmos y tiempos de la sociedad.
Necesitamos una escuela más adulta, con ritmos y horarios más racionales.

No hay comentarios: