Aprendizaje Basado en Problemas

miércoles, junio 11, 2014

PBL: Inteligencia social y entorno

Aprender en grupo, trabajar en grupo

Los que trabajamos en PBL sabemos que uno de los puntos más delicados en nuestra tarea es el referente a la gestión de los grupos.
Todos hemos tenido grupos:
  • Con un gran potencial y una labor encomiable.
  • Con líderes natos que motivan  entusiasman a los compañeros.
  • Muy agradecidos  y que motivan al tutor y los compañeros.
  • Difíciles con con problemas de cohesión.
  • ...   ...   ...   ...
Es decir hemos tenido grupos de todos tipos.
Para la metodología PBL es importante que los grupos permitan y faciliten el trabajo y el crecimiento de sus miembros, tanto a nivel individual como a nivel grupal.
Veo cada uno los grupos de alumnos como un paisaje multicolor, los árboles son sus miembros, y las ramas y las hojas tienen multitud de formas y direcciones, sus inteligencias y estilos son variopintos y enriquecen un ecosistema rico y complejo.
Al principio de cada curso tenemos la tarea de estructurar las clases y formar los grupos, ¡es siempre un reto!
Para formar los grupos que trabajarán en PBL tenemos diferentes posibilidades según cada situación, es posible que se conozcan entre ellos, puede que existas relaciones que nos van a ayudar o también que nos van a crear problemas.
Podemos disponer de informes de curso anteriores o que tengamos cantidad de datos o también es posible que sean com un piel en blanco de los que ni sabemos nada ¡ni se conocen!.
Sea com como sea nuestra tarea en la creación de grupos tiene una dimensión de conocimiento y una de arte y sensibilidad, así como de conocimiento del entorno en el que estemos.
Los grupos irán avanzando aló largo de su trabajo en Problemas y en Proyectos y nosotros veremos como evolucionan y percibiremos la diversidad de inteligencias de sus miembros.
También veremos sus dificultades y el origen de las mismas, espacialmente el entrojo que las produce y potencia.

El entorno de nuestros alumnos

Muchos de los problemas que tenemos con nuestros alumnos provienen del entorno socio-cultural español. 
Creo que nuestra sociedad se encuentra en estado de choque por los cambios a los que se ha visto sometida en la entrada del siglo XXI, proviniendo estructuralmente del siglo XIX.
Podemos ver que los cambios que afectan a los alumnos de nuestras clases provienen, en gran medida, de una sociedad  que no se ha adaptado a:
  • Cambios a una gran velocidad desde los niveles sociales y culturales a los económicos.
  • Diluvio de información
  • Innovaciones permanentes
  • Incertidumbre social y económica.
Muchas de la familias de donde provienen nuestros alumnos sufren en un nivel o en otro los puntos anteriores.
El impacto del entrono en los alumnos moldea su actividad y su actitud ante las tareas de aprendizaje, potenciando unas actitudes y castigado otras. 

La inteligencia de la sociedad

Estamos acostumbrados a hablar de inteligencias múltiples. Nuestra atenta mirada hacia nuestros alumnos nos revela aspectos de cada uno de ellos.
Podemos aplicar el concepto de inteligencia individual a la sociedad, hablando de inteligencia social, con el peligro de caer en tópicos engañosos y peligrosos.
No me refiero a la inteligencia social como tipo de inteligencia del individuo, me refiero a inteligencia de la sociedad como entidad global.
Cuando hablo  de  INTELIGENCIA SOCIAL veo que el concepto va íntimamente  unido al de cultura social, por ejemplo:
  • Tenemos sociedades con una amplia cultura democrática con inteligencia participativa y crítica, mientras que otras está lejos de ambas.
  • También tenemos sociedades con una singular cultura estética.
  • Otras con cultura religiosa en todos los aspectos sociales, aunque aquí vemos que mientras que unas son violentas e intolerantes otras son más comprensivas...

La sociedad española

No voy a analizar la inteligencia de la sociedad española, que se manifiesta en muchos de nuestros alumnos, me interesan unas carencias de la misma, son como lagunas en las que pace la ignorancia y una cultura perversa, que impiden y dificultan de manera sustancial el crecimiento de nuestros alumnos:
  • Hay una falta de inteligencia ecológica de nuestra sociedad, la vemos desde los Monegros hasta las ciudades de ladrillo y asfalto.
  • Hay un pensamiento metafísico que busca la seguridad en la inmutabilidad de las cosas. Este pensamiento impide el crecimiento y la reflexión, en cuanto las cosas son como son y seguirán siendo tal cual.
  • Hay también un individualismo que dificulta la asociación y la creación de inteligencia social.
No me voy a extender más, simplemente subrayo un hecho que nos puede llamar la atención:
Los españoles les gustan más los juegos de azar que las apuestas. Se juega más a la lotería que las apuestas, podemos ver la salvedad del mundo de las quinielas y los naipes, pero en general apostamos poco, ¡especialmente si nos comparamos con los anglosajones!

Creo ver una cierta relación con las dificultades ante el pensamiento matemático y todo lo que sea probabilidad. Así se nos dice:
Los accidentes de coche han disminuido un 10% respecto al año anterior.
Y se quedan tan anchos, sin decir que ha llovido menos o que hay menos circulación por la crisis...
Precisamos un pensamiento más vivo, libre , crítico y creativo si queremos ayudar a que nuestros alumnos superen las limitaciones culturales del entorno y participen en la creación de una sociedad más inteligente.
Vivir en un mundo cambiante, con grandes posibilidades de tener que cambiar varias veces de oficio, con la necesidad de un aprendizaje permanente exigen que nuestros grupos de alumnos trabajen de una manera más actual, especialmente en las etapas más tempranas de su formación, desde Primaria a Secundaria y Bachillerato, y espacialmente en la Formación Profesional.
Los aspectos centrales de estas reflexiones se desarrollan en el Curso de Verano 2014 de Ciberespiral!