Aprendizaje Basado en Problemas

lunes, mayo 28, 2012

Rajoy como antipedagogo

Rajoy y la antipedagogía

No puedo hablar de política, me siento aboslutamente ignorane ante ete terreno, veo una complejidad que me aturde. No sé ni quien es quien ni qué piensa nadie. Me siento incapaz de dar un raquítico voto cada cuatro años, me gustaría repartir una docena de votos sobre multitud de temas que me interesan.
Sin embargo sí creo poder hablar algo de pedagogía, es por ello que intentaré dar mi opinión sobre uno de los personajes que tenemos en la vida pública española en la actualidad, me refiero a Mariano Rajoy.
El estilo público de Don Mariano es, en mi modesta opinión, un modelo de antipedgogo, acumula una multitud de puntos que creo le hacen merecedor de esto apodo, intentaré mostrarlo según creo.

  • Como mal maestro no contesta cuando se le pregunta y habla cuando él quiere. Este es un modelo de profesor autoritario.
  • Dice saber la vedad y estar absolutamente seguro de la misma, como tutores de PBL creemos que la verdad es un eufemismo, creemos que tiene mil caras y muchas interpretaciones, creemos que se va desvelando y descubriendo por los alumnos, opinamos que el maestro es un alumno más en este campo, de manera que la verdad y las verdades se van tejiendo con el trabajo.
  • Nuestras aulas las queremos llenas de participación y sinceridad, y el aula de Dn Mariano, Las Cortes, no es precisamente un modelo a seguir en cuanto a verdad, discusión y participación, es más bien un soliloquio de un partido que manda, mientras que los demás se desgañitan ante una partida de ajedrez que saben perdida.
  • Rajoy es un modelo de la pedagogía amnésica, en cuanto lo que dijo hace unos meses es diferente de lo que dice en la actualidad.
  • Su discurso sólo tiene la palabra, ni un gráfico, ni una imagen, ni un sólo vídeo: la tecnología sólo existe para exhibir iPads, móviles, pen drives y demás cachivaches: su aula no tiene una sola pizarra: sólo palabras, eso sí: con taquígrafos.
  • Muy a menudo nos parece más un prestigitador y un mago que no un maestro que razona, muestra y tranquiliza.
  • Su táctica de formación de grupos es muy curiosa: es como si su equipo lo formasen clones del jefe.
  • Muchos malos profesores achacan errores de los alumnos a los del curso anterior, sin reconocer. lo de positivo que se ha aprendido, quieren cambiar de golpe todo y tirar por lo borda aquello que no les gusta.
  • Dn Mariano ha puesto como Jefe de estudios a un señor perfecto al que sólo quiere él y su equipo, me refiero al sr. (en minúscula) Wert, es muy difícil tener tener tantos en contra en tan poco tiempo.

Política y Pedagogía

Creemos que los miembros con responsabilidades públicas, con un discurso dirigido a la ciudadanía deberían ser conscientes de las necesidades pedagógicas de su discurso, las herramientas que deberían usar,  lo que cuentan como lo cuentan y, especialmente claridad y honradez deberían ser modelos coherentes y al servicio de una sociedad a la que dicen y deben servir.
Demasiado a menudo tenemos gobiernos de charlatanes muy lejos de los ideales de los helenos funadodrs de la democracia.
¡Es una pena!


1 comentario:

Antonio Gómez dijo...

Creo que se están tratando dos habilidades totalmente distintas:la teoría pedagógica, y un enfoque en concreto, y la praxis política. La cuestión no es que Mariano sea un antipedagogo, sino, algo más profundo, que la actividad política, la praxis del poder de la que hablabatanto Max Weber,es antipedagógica.
Cuando he estado leyendo el escrito recordaba a Platón y su crítica de la formación sofista de los políticos. Platón deseaba educar a los políticos futuros mientras que los sofistas lo que intentaban era que los políticos tuvieran capacidades, competencias, para conseguir y mantenerse en el sillón. Son dos objetivos totalmente distintos. Y en la tradición trimilenaria occidental ha vencido el modelo sofístico sobre el platónico, muy reflejado en el artículo.
Pienso que es una batalla perdida intentar llevar objetivos pedagógicos al mundo de la acción política. Son mundos inconmensurables, con categorías mentales y con valores distintos. es un idealismo ingenuo pensar que podríamos trasladar principios propios de una praxis crítica, investigadora, antidogmática al mundo del pragmatismo político: la muerte de Sócrates, condenado a muerte por una asamblea democrática de ciudadanos atenienses, es un ejemplo paradigmático del enfrentamiento entre la acción pedagógica, del esfuerzo por educar, y del valor a hacerlo,y de los intereses de la razón de estado de la política. Mariano no es antipedagogo, es simplemente un animal político que sospecha, con buen tino maquiavélico de su ser político, de las incoveniencias de la pedagogía. La política no quiere un sistema basado en unaprendizaje de problemas sino en una petrificación totalitaria en el poder.