Aprendizaje Basado en Problemas

viernes, mayo 25, 2012

Para una e-ciudadanía, ¡¡contra Wert!!

Políticos en economía & gestores en Pedagogía

El Ministro actual de Educación (!), el Sr Wert dice:

«Educación para la Ciudadanía se convirtió en una asignatura con una carga de adoctrinamiento»

Con lo cual pretende transformar la Educación para la ciudadanía en 


El problema es parecido a lo que ha sucedido en nuestro país con Bankia, el señor Rato y sus amigos y amigas políticas.
Para gestionar un banco se ha destrozado un país, arruinando empresas y enriqueciendo a unos pocos.

El Sr Wert posiblemente destroce la educación nacional, pero la solución en este caso es algo más compleja que en escaso de los Bancos...

Pretensiones autoritarias

Wert y sus amigos del PP pretenden cambiar una materia docente, que ellos juzgan autoritaria, por otra que pretenden neutra. La sustitución consiste simplemente en cambiar un modelo por otro ¡para que no cambie nada!.
Dicen que en el modelo anterior había una aleccionamiento de los alumnos con temas incómodos para ellos, (parece que hay cierta homofobia encubierta en lo que les era incómodo), planteando temas a su medida (como los nacionalismos vistos desde su ángulo).
Denuncian un autoritarismo para colocar otro.

Un punto de vista PBL

Es una pena que pretendamos mostrar a los alumnos lo que es ser ciudadanos a partir de discursos, libros, evangelios, soluciones...
Es un desastre que queramos imponer nuestra verdad  a los ciudadanos de mañana.
¡Cómo si pudiésemos echar las campanas al vuelo con una sociedad de la que nos sentimos orgullosos!.
Ye hemos indicado en otras entradas del Blog la necesidad de crear problemas para que nuestros alumnos saquen sus propias conclusiones.
Sin su participación activa es imposible que sean ciudadanos libres, responsables y felices ¡en la sociedad!

e-ciudadanía

Proponemos que sea una materia como la e-ciudadanía la que complemente y enriquezca a los alumnos y alumnas a través de :
  • Problemas con modelos tipo PBL
  • Redes ciudadanas de alumnos, alumnas y docentes.
  • Wikis, Blogs...para compartir y publicar visiones
  • Utilización de Facebook, Twitter, Google+ como redes sociales para los diferentes cursos y niveles.
  • Redes y entornos personales (PLE y PLN).
Creemos que dejar de lado los recursos de la red en La Ciudadanía es certificar la voluntad de ni cambiar ni crecer ni enseñar.

1 comentario:

Antonio Gómez dijo...

Toda la alternativa propuesta parte de un punto de vista harto discutible: la autonomía estructural del discurso pedagógico en las sociedades industriales avanzadas.Y aquí precisamente enraiza el utopismo de la propuesta guimiana y de muchos constructivistas actuales. La educación, como empresa social e histórica, es un subsistema que carece de autonomia en su funcionamiento. Partir de criterios tan sólo pedagógicos es un idealismo que desemboca en una imagen idílica de la formación humana carente de todo contacto con las necesidades materiales y con los intereses que asfixian y determinan las instituciones y la praxis educativa.
No se pueden plantear medidas puramente pedagógicas para los temas relacionados con la política educativa. Hay que ser pragmático y tener en cuenta las graves limitaciones que suponen e implican las realidades económicas y políticas.
Es hipócrita o es estar ciego suponer que en la actual coyuntura de crisis financiera de estado, en un momento de desmantelamiento agudo del estado social y de sus servicios elementales, sea posible o pensable una aplicación de un programa educativo de competencias.
No atender lagravedad de las limitaciones económicas y las estrecheces de una derecha conservadora es crear castillos en el aire perodespegados de la propia realidad. Todo el esquema de una e-ciudadanía me parece de una utopía infantiloide grave, que no nos propone realmente ninguna medida positiva, simplemente porque ha eliminado toda posibilidad limitada que impone el sistema político.productivo.
El discurso pedagógico tiene que partir de la realidad política y no hacerse por encima de la misma,atendiendo tan sólo a imperativos puros de una metodología pedagógica muy ideal pero descontextualizada.