Aprendizaje Basado en Problemas

viernes, mayo 11, 2012

La crisis y los niños desde PBL

La crisis desde PBL

No creemos en las clases magistrales, tampoco en los discursos magistrales.
Desde nuestra perspectiva los alumnos son los que se forman sus ideas sobre el mundo, no somos los propietarios de ninguna verdad, creemos ser acompañantes de su descubrimiento y creación.

Nuestro deseo está en conseguir que los niños piensen, reflexionen y se autentifiquen ellos mismos. No queremos dar clases que aleccionen a los niños en un sentido o en otro. Sabemos que estamos en el mismo barco y no deseamos tomar el timón. Creemos que nuestra tarea consiste en proporcionar datos para que ellos piensen y reflexionen, la tentación de proporcionar verdades sabemos que es un grave peligro.

Una propuesta

Seleccionamos seis preguntas que pueden servir de base como problemas para la reflexión de nuestros alumnos más jóvenes. Las mostramos en el siguiente mapa.
No queremos manipular y aunque sabemos las dificultades que tenemos para conseguir nuestro objetivo, seleccionamos esta serie de preguntas que pueden ser cercanas al entorno del niño y su relación con la crisis.

¿Qué crees que es la crisis?

Sabemos que los alumnos tienen su visión de la crisis, tienen su experiencia de la misma, ya sea de manera directa ya de manera indirecta. Los sentimientos que les despierta dependen de su relación, sea directa, sea indirecta, con la información que tienen, no podemos ignorar ni sus sentimientos ni su conocimiento. La reflexión que pueden tener los alumnos en grupo les puede enriquecer y, con toda seguridad, les proporcionará una visión más global.

¿Tienes algún compañero con familias en paro?

Este pregunta puede ser más o menos dolorosa para muchos niños, pero puede ser peor ocultar la realidad que sufren algunos de sus compañeros, pueden aproximarse entre sí y crear grupos solidarios y comprensivos.

¿Todos los niños pueden comer lo que quieren?

Ya sea su propia experiencia, ya desde la de compañeros y compañeras, saben que desde esto no es cierto, no comen lo que quieren por diferentes razones, ya sea por salud, por economía o simplemente porque deben "comer de todo",  pero también saben por los medios de información que les rodean que hay zonas del mundo donde los niños mueren de hambre. Su experiencia directa puede aportar datos de reflexión muy interesantes.

¿Qué has visto por la TV?

Esta pregunta puede tener multitud de matices, ya sea por las diferentes cadenas de TV que vean los alumnos en su domicilio ya por el hecho de la poca atención que prestan por las noticias en relación con la crisis.

¿Qué ladrones ves la TV?

¡Ver la TV puede ser uno de los objetivos de nuestros cursos!
Posiblemente ante esta pregunta las respuestas se pueden quedar en las series de TV que ven en sus casas, pero también es posible que vayan más allá y algunos alumnos tengan más información al respecto.

¿Qué se comenta en tu casa cuando salen malas noticias por la TV?

Posiblemente esta pregunta y las anteriores lleguen a la familia de los niños y niñas. Uno de nuestros objetivos en PBL está en conseguir que el ámbito de preguntas y problemas vaya más allá del aula, enriqueciendo las vivencias y las reflexiones.

Ideas

No podemos silenciar nuestras aulas.
No podemos silenciar nuestros alumnos y alumnas.
La verdad es necesaria para que crezcan.
Sin reflexión no hay pedagogía



3 comentarios:

Antonio Gómez dijo...

Hay una tendencia de un relativismo axiológico,de que lo políticamente correcto es no manipular sino crear mentes críticas y abiertas, constructivas. Es un discurso del anything goes, del todo vale siempre que provoquemos mentes inquisitivas, con personalidad y con reflexión, una pedagogía reflexiva. Lo cual es una contraditio in termine, la pedagogía es un bozal incluso en estas perspectivas posmodernistas de fomento de la crítica y la competencia individual activa y praxística. Hay una manipulación en la pedagogía reflexiva que propones y es el propio método que conlleva una axiología determinada y con ella unas pautas de estrategias de acción. Hemos cambiado simplemente el método de la manipulación del adoctrinamiento: en las sociedades industriales iniciales, más dogmáticas y cerradas, la manipulación consistía, entre otras cosas, en las clases magistrales, reflejo de una sociedad piramidal y petrificada, ahora la manipulación consiste en el brainstorming, en la tormenta de ideas de la planificación y elaboración de problemas, todo propio de una aldea globalizada.En el fondo, no hemos cambiado nada.

Jordi Guim dijo...

Dudo mucho que no hayamos cambiado nada.
Enseñar desde el vacío implica una relación que no creo pueda ser percibida desde la pedagogía occidental. Desde mi punto de vista hay una serie de conceptos a tener en cuenta que pueden propiciar un crecimiento y una salida de este atolladero relativista. Me refiero a la superación de los conceptos platónicos de perfección y las verdades absolutas, al ser como ente inmutable. Percibo estas sombras en muchos libros de texto y en otros tantos discursos "pedagógicos". Creo que precisamos de referentes que nos permitan ver mejor esta necesidad de cambio, la psicología y la filosofía occidentales creo que precisan de un intenso cambio, lo cual ayudará a cambiar muchos otros campos que no perciben su dependencia.

Escuela 4.0 dijo...

Estoy de acuerdo con Jordi Guim: es imposible educar desde el vacío. Todo sistema educativo está sujeto a un marco cultural que lo define. Esto constituye una ley humana inmutable: todos formamos parte de una cultura que nos otorga significado.
Sin embargo, esa cultura no tiene porqué ser determinante; podemos formar a una ciudadanía crítica y reflexiva, capaz de flexibilizarse ante las circunstancias, capaz de mirarse el mundo en primera, segunda y tercera persona, tomando la distancia que el momento social requiera... Una pedagogía que apunte hacia estos valores es una pedagogía transformada en relación con lo anterior, rígido y homogéneo. Personalmente, veo diferencias, sí.